¿Qué es la fisioterapia?

La fisioterapia es un tratamiento ideal para muchas lesiones, debido a que es tan beneficiosa como otros tratamientos convencionales. Por lo tanto, se convierte en una opción ideal para las personas que están en algún proceso de recuperación de una enfermedad, o por alguna lesión. Además, es favorable para los que requieren asistencia por problemas de movilidad al tener miembros afectados o con alguna discapacidad.

La fisioterapia, también llamada terapia física, viene del griego y significa “naturaleza” y “tratamiento”. Es una ciencia que incluye diferentes técnicas y métodos que ayudan a que las personas que están afectadas por alguna dolencia o lesión puedan recuperarse de la mejor manera. Es una terapia física utilizada con carácter preventivo para conseguir tener y gozar de una buena salud en general.

Esta terapia física emplea técnicas que están comprobadas por la ciencia, para ayudar a que el sistema locomotor funcione como debe ser. Y mediante la aplicación de las técnicas adecuadas, busca que los sistemas del cuerpo desarrollen sus funciones adecuadamente. 

¿Para que usamos la fisioterapia?

La fisioterapia cuenta con una gran cantidad de beneficios, debido a que ayuda a los problemas físicos que pueda tener alguna persona por lesiones, accidentes, entre otros. Además, puede prevenir que surjan esos problemas. 

Algunos de los beneficios de la fisioterapia son:

Controlar el dolor crónico

Experimentar dolor crónico no es nada fácil, sobre todo si se desconoce el motivo de ellos, o no se puede curar. Con la fisioterapia, el paciente podrá mover sus articulaciones y tejidos blandos. Además de restaurar la función muscular eliminando los dolores, o consiguiendo una considerable reducción de los mismos.

Evitar cirugías

Hay ciertas dolencias o lesiones que requieren de una intervención quirúrgica obligatoriamente, pero con fisioterapia mucha otras se pueden prevenir, gracias a que logra sanar los tejidos lesionados. Con la fisioterapia se puede aliviar el dolor, mejorar la salud física y facilitar la movilidad. En ese sentido, se puede evitar el paso por un quirófano.

Controlar el insomnio 

El insomnio es un problema que puede afectar a muchas personas. Pero con la utilización de procesos fisioterapéuticos se puede tratar este problema para lograr conciliar el sueño plenamente y sin ningún obstáculo. Esto se debe a que la fisioterapia actúa sobre la mente, cuerpo y el organismo en general, ayudando a que se logre dormir tranquilamente. 

Alejar la medicación o pastillas 

Muchos dolores requieren ser tratados con medicamentos o pastillas por un largo periodo de tiempo. No obstante, para reducir el riesgo de dependencia a estos medicamentos, la fisioterapia ofrece buenos resultados. Sin duda ninguna, la fisioterapia se convierte en una alternativa para los dolores. Incluso, muchas veces se recomienda por encima de los analgésicos por sus buenos resultados. 

Mejorar el equilibrio, la movilidad corporal y la postura

Algunas personas tras sufrir lesiones o accidentes no tienen movilidad, o esta llega a ser muy limitada, al igual que el equilibrio. Pero la fisioterapia puede ayudar a restaurar la movilidad perdida, hacer que el paciente camine nuevamente y que sea capaz de desplazarse de un lado a otro sin ayuda. También permite controlar la coordinación y el equilibrio, sobre todo cuando la persona es propensa a las caídas. 

Con la fisioterapia, los tejidos son más elásticos y aumentan su capacidad de estiramiento. Por lo tanto, los tejidos estarán más relajados, lo que permite conseguir un mayor rango de movilidad y fluidez. Así, al momento de hacer estiramientos no se sentirá tanto dolor y sin duda mejorará la capacidad de elasticidad del cuerpo. 

La fisioterapia ayuda a mejorar los hábitos de postura, logrando con ello una mejor calidad de vida. Tener una correcta simetría corporal es importante para evitar molestias en la columna, lumbalgias, o problemas aún más graves como, por ejemplo, la lordosis cervical, entre otros.

Con la fisioterapia se puede fortalecer mucho la autoestima gracias a sus múltiples beneficios. Con ella se puede tener mejor salud, equilibrio, flexibilidad y coordinación, lo que repercute positivamente en la autoestima de cada persona. Te ayuda a sentirte con menos estrés, más relajado y con tranquilidad, y todo eso es parte de la autoestima y la felicidad. 

Prevenir los dolores por la edad

Los dolores articulares, osteoporosis o artritis son problemas que se relacionan con la edad, pero la fisioterapia puede aliviarlos adecuadamente. Además, es una alternativa que no es invasiva, por lo que es perfecta para las personas mayores, ayudándolos a sanar sus articulaciones.  

La fisioterapia ayuda a que el dolor se alivie, y, por lo tanto, permite la recuperación. Mantener el cuerpo sano aún con el pasar de los años es muy importante para sentirse de la mejor manera posible.

Tratar el derrame cerebral o las enfermedades neurológicas

La pérdida de movimiento parcial es habitual tras la aparición de un derrame cerebral. La fisioterapia puede fortalecer el cerebro y las partes del cuerpo afectadas al ayudar a fortalecerlas y coordinarlas, mejorando el equilibrio y la postura. Esto ayuda a lograr mayor independencia para no depender de terceras personas. Y por supuesto a que la persona afectada se sienta mucho mejor a medida que se van practicando los ejercicios. 

La esclerosis múltiple o el Parkinson son enfermedades que se pueden tratar con la fisioterapia neurológica para detener su impacto, debido a que trata problemas del sistema nervioso. Y la fisioterapia respiratoria ayuda a combatir patologías del sistema respiratorio que ocasionan las enfermedades degenerativas.  

Prevenir lesiones

La fisioterapia ayuda mucho a la prevención de lesiones en el cuerpo, y esto se logra al fortalecer las zonas que son más vulnerables que otras. Al reconocer cuáles son las debilidades musculares de cada paciente, se logra analizar la probabilidad de sufrir algún tipo de lesión. De esa manera se diseñan ejercicios para fortalecer y cuidar a los músculos y a las articulaciones que puedan verse comprometidos. Así se previenen futuras lesiones en determinadas áreas del cuerpo. 

Con la fisioterapia se podrán evitarán lesiones o conseguir una recuperación rápida en caso de tenerlas. En este punto, es importante que, al finalizar el tratamiento de la lesión, se continue con la fisioterapia para que el problema no regrese o que no sea más grave con el pasar de los días.

Reducir los problemas urinarios y disfunciones del suelo pélvico

La incontinencia es un problema urinario en el que es difícil controlar la orina desde la vejiga. Es algo que afecta a muchas personas sin distinción, debido a que tanto hombres como mujeres la pueden sufrir. 

La fisioterapia uroginecológica trata estos problemas, por lo que su tratamiento puede ser muy sencillo de aplicar. Esta fisioterapia trata el abdomen y el suelo pélvico. 

Cuidar el corazón y los pulmones

Después de un ataque cardiaco, la rehabilitación cardiaca y pulmonar es muy importante. La fisioterapia se usa para que las personas continúen su vida correctamente y ayuda a recuperar la función cardiovascular óptima.

La fisioterapia es capaz de tratar y prevenir algunas enfermedades como la neumonía, obesidad e hipertensión. También el cáncer y la diabetes. Con un buen tratamiento se puede lograr un impacto positivo en todo el cuerpo de la persona con la enfermedad. 

La fisioterapia favorece a la mejora de las enfermedades respiratorias, debido a que ayuda al transporte de oxígeno. Por lo tanto, algunas enfermedades como la bronquitis o el asma, pueden ser tratados y mejorar con los ejercicios. 

Reducir los dolores de cabeza

Los dolores de cabeza son de origen físico. Puede ser una migraña o algún tipo de cefalea, pero la fisioterapia es perfecta para aliviar el dolor de cabeza en su totalidad. El fitoterapeuta ayudará a evaluar los malos movimientos, gestos o posturas que ocasionan el dolor, y así se podrán tratar correctamente.  

Al reconocer cuáles son las causas del dolor, se determinará el tratamiento adecuado. Este puede ser con terapia manual, punción seca o estiramientos. La fisioterapia mejorará la movilidad de la cabeza, relajará la zona afectada y mejorará el control motor de la articulación donde se manifiesta el dolor. Por lo tanto, el dolor no seguirá avanzando. 

Complementar el entrenamiento para deportistas 

Si eres una persona que ejercita con frecuencia o que quiere iniciar a ejercitarse, hacerlo correctamente evitará posibles daños o lesiones en el cuerpo o articulaciones, por una práctica incorrecta. En ese sentido, la fisioterapia ayudará a hacer las actividades físicas de manera adecuada, sin que se haga un esfuerzo muscular extra e innecesario. El ejercicio es muy bueno para la salud, pero debe hacerse correctamente para que se pueden obtener sus muchos beneficios.

La fisioterapia no solo es ideal para prevenir lesiones, sino para que los deportistas consigan tener una mayor resistencia al enfrentarse al deporte que practican. La fisioterapia está altamente indicada para atletas que requieren tener en el deporte un excelente rendimiento. Estos ejercicios mejoran la circulación y fortalecen los músculos para lograr que tengan una mayor flexibilidad en su cuerpo. 

Terapias y técnicas usadas en fisioterapia

La fisioterapia debe ser aplicada por un fisioterapeuta, quien es el encargado de aplicar las técnicas para que el paciente se mejore, tratar sus limitaciones y dolores. Es una persona que valora la salud como algo realmente importante y esencial de la vida. 

Las técnicas que se usan en la fisioterapia generan bienestar a todas las personas que lo necesitas, aún más a quienes sufren lesiones, dolores fuertes o movimiento reducido. Por lo tanto, son técnicas útiles para todos. 

La fisioterapia tiene diferentes fines, por lo que se puede dividir en categorías según la técnica que se requiera emplear y según el objetivo que se quiera lograr. Por lo tanto, cada persona necesitará de una determinada terapia con sus técnicas, así como la terapia manual y la terapia mediante agentes físicos.

¿Cómo es una primera sesión de fisioterapia?

La primera sesión de fisioterapia tiene la finalidad de explorar para encontrar un correcto diagnóstico. El fisioterapeuta debe llevar a cabo una exploración física detallada, y al determinar lo que el paciente tiene, se establece el tratamiento más adecuado que pueda brindarle una solución a su dolencia.

Datos de cada uno de los pacientes: El primer paso es recopilar todos los datos del paciente para iniciar con la apertura del historial. Esto permitirá seguir luego el avance de todo.

Entrevista: Seguidamente el fisioterapeuta procederá a una entrevista completa para determinar qué está causando la dolencia que manifiesta el paciente. Serán una serie de preguntas que al final serán importantes para que el profesional pueda seguir avanzando. De igual manera, será momento de evaluar si existen antecedentes familiares, alguna cirugía, medicación, entre otros.

Observación y exploración física: La observación es donde el fisioterapeuta evaluará la postura, entre otros aspectos que debe considerar. El paciente deberá realizar algunos movimientos, y se hará la exploración física en la zona que presenta el dolor y el conjunto en general del organismo.

Diagnóstico y tratamiento: Al final de todo se tendrá el diagnóstico y un tratamiento totalmente personalizado para que el problema, dolor o lesión, mejore en poco tiempo. Normalmente el tratamiento empieza en la primera sesión al finalizar los. pasos anteriores.

Fisioterapia y sus resultados

Los tratamientos que incluyen fisioterapia son muy efectivos, pero es importante que cada persona cumpla ciertos pasos para garantizar el éxito.

Seguir lo que indique el especialista: La consulta y la terapia son importantes, pero si el fisioterapeuta recomienda ejercicios en casa es importante cumplirlos. Siempre respetando correctamente las indicaciones. Al seguir las instrucciones será mucho más rápida la recuperación.

Conocer lo que ocurre en tu cuerpo: El fisioterapeuta podrá explicar con detalles la dolencia y el tratamiento a seguir al igual que los resultados que se esperan obtener. Al conocer bien qué ocurre y cómo se solucionará, tendrás el control de todo, para mejorar y evitar que futuras lesiones aparezcan.

Pregunta todo lo que quieras: El fisioterapeuta no solo esta presente para llevar a cabo una serie de ejercicios, está ahí para ayudarte en todo el proceso y aclarar cualquier duda que tengas. Si te duele algo o quieres preguntar lo que quieras, debes hacerlo.

Recuperación lenta: El éxito de un tratamiento no se ve de la noche a la mañana, pero es importante observar y aceptar los cambios que poco a poco van ocurriendo y seguir adelante sin desistir. Algunas veces la recuperación puede ser lenta, pero las metas que poco a poco se van alcanzando van marcando la diferencia.

Buena alimentación: Es importante añadir que, aunque la fisioterapia es ideal para la recuperación de lesiones del cuerpo, la alimentación tambien juega un papel importante. Esto se debe a que es necesario fortalecer a los tejidos para prevenir recaídas en el futuro, y la buena alimentación es clave para conseguirlo.